La ley del spoiler

spoiler-monkey

El diablo, Drácula, Darth Vader, Monty Burns… la humanidad siempre ha tenido terribles archienemigos, seres hechos de pura maldad cuya mera mención sirve para atormentarnos e inundar nuestras noches de pesadillas. El último en unirse a esta interminable lista es el ¡¡SPOILER!!

A estas alturas casi todo el mundo se ha comido un spoiler al menos una vez en la vida. Y es que esto de reventarle el final de una historia al prójimo es algo viejo, sólo que ahora está viviendo una segunda juventud. El spoiler de toda la vida tenía algo bueno y es que, como Paquirrín o Leticia Sabater, era de corto alcance… uno podía joderle la marrana a un amigo o un familiar en una conversación, como mucho podía soltarlo en medio de una cena y que el radio de acción de la bomba afectara a cuatro o cinco personas, poco más. Además, el spoiler vivía de forma parasitaria en un tipo concreto de personas, creando una relación simbiótica muy particular. Para soltar un spoiler había que ser muy consciente de ello; el personajillo que lo hacía tenía un cariz de mala baba, de gracioso sin gracia, de rencoroso que te tenía una guardada desde hace tiempo. Eso si, el spoiler marcaba a su hacedor con una letra escarlata que lo identificaba como un apestado social, como alguien al que mantener a cierta distancia prudencial… esto es así. De hecho, cada vez que vayáis al cine y veáis a alguien que acude a ver la película sin compañía, no penséis: “que tipo tan sofisticado, no le importa ir al cine solo”, pensad mejor: “cuidado con ese, seguro que el hijoputa le contó el final de El sexto sentido a todo el que pudo”.

Bueno, estaban los cabritos y luego estaba Homer…

Pero el asunto de los spoilers se volvió incontrolable de la mano de Internet y las redes sociales. Lo que antes era un graciosete más o menos manejable se convirtió en una legión de blogers, trolls, haters e hijosputa varios dispuesto a reventar cualquier hito importante de toda peli, serie, libro, cómic, etc. Amén de los Homers de la vida que no se enteran de que sus cuentas de facebook, twitter o instagram son ventanas abiertas al mundo.

Y con la era virtual llegaron varios problemas más:

En primer lugar, la atemporalidad. El spoiler se convierte en algo capaz de sobrevivir hasta el fin de los tiempos. Si alguien quiere, en este 2014, informarse sobre “The Sopranos” para ver si realmente merece tanto la pena ver la serie es fácil que simplemente mirando un poco en google se cruce con una pista o crítica feroz sobre el final de la historia… Si, tío, aquello te traumatizó ¡Pero sé un hombre y supéralo en lugar de joderle 86 maravillosos episodios al prójimo!

En segundo lugar el alcance. Uno ya no puede contener el spoiler avisando a sus amigos o no leyendo a sus conocidos; cualquier “me gusta”, retweet o mención puede hacer que un tipo de arkansas al que no conoces de nada te reviente tu serie favorita. Ante esto sólo puede ponerse un remedio, la abstinencia total de las redes sociales… y la verdad es que, con lo enganchadetes que estamos, eso es algo chungo de lograr.

También está el tema del postureo. Spoilear se convierte en una forma de conseguir notoriedad, es como escribir en tinta invisible: “Yo ya lo he visto, sé lo que pasa… y tú no”. Se establecen dos categorías: el spoileador y el spoileado (aka vencedor y vencido) y se crea una escalada de violencia revienta finales, una guerra preventiva de la información en la que la máxima es “cuenta antes de que te cuenten”.

Otro problema añadido es el “ingenio colectivo”. Las redes sociales generan en nuestro interior la necesidad de demostrar al mundo lo graciosos o creativos que somos, así que si sucede un acontecimiento en una de las ficciones de moda se genera un terreno propicio para que nos luzcamos. Aquí es cuando comienzan a aparecer los comentarios irónicos y con segundas o los juegos de palabras sobre el spoiler (ese mencionar sin decir tan dañino); para mi los que hacen esto son los “calienta braguetas” de la red, te ponen tontorrón pero al final te dejan a dos velas… ¡Si vas a spoilear, por lo menos ten la vergüenza de ir de frente, macho!

El colmo del asunto: que la propia cadena spoilee a sus seguidores.

El colmo del asunto: que la propia cadena spoilee a sus seguidores.

Mención aparte merece cuando comienzan a aparecer memes, fotomontajes, vídeos, parodias y demás sandeces que proliferan a la misma velocidad que los hinchas del Atlético en este 2014… Seamos sinceros, el video de reacciones de la boda roja era muy gracioso y ocurrente, si, ¡Pero por el cristal de la ventana se reflejaba todo el puñetero episodio! No os dejéis engañar, este tipo de creaciones son también spoiler, nacen bajo el influjo del spoiler y deben ser tratado como spoiler. 

Y tampoco nos libramos de esto los profesionales, pobres ilusos que nos creemos por encima del bien y del mal y nos ungimos injustamente con la autoridad suficiente para, con la excusa de explicar o analizar un guión, destripar la peli de turno en un acto cruel que nos asemeja más a Jack El Destripador dándose un baño de vísceras en Whitechapel que a un bien intencionado docente… ¡Spoiler también! Yo mismo lo he hecho aquí, aquí o aquí y confieso que por las noches no logro conciliar el sueño acosado por la gravedad de mis crímenes.

Seguramente habrá quien defienda su libertad de expresión en internet, su derecho a hablar con quien quiera y de lo que quiera por las redes sociales. Estos librepensadores argumentarán que el spoiler es culpa del descuidado que lo lee/oye y no del desalmado que lo escribe/cuenta… pero vaya, que ese argumento tiene el mismo peso que el de un miembro de la Asociación Nacional de Rifle soltando aquello de: “Las armas no matan, matan las personas”… ¡Tequieiporahíya! Los spoilers matan y punto; matan las ilusiones, que es el crimen más horrendo de todos.

Y por si os lo estáis preguntando: no, no vale con avisar antes con la típica foto de Sheldon Cooper diciendo “alerta spoiler”… eso es tan cínico como el “fumar mata” de los paquetes de tabaco. Si mata, no lo hagas.

Por todas estas razones y otras cuantas que seguramente se me escapen, creo que ha llegado la hora de promulgar la ley del spoiler. ¡Que ningún otro final reventado quede sin castigar; no más listillos que saben cómo acaban “los juegos del hambre” sueltos por la calle; que nuestros hijos se críen en un mundo en el que nadie les cuente la verdadera identidad de Keyser Soze!

Muchos me tildarán de loco, pero yo os animo a pensar en el castigo propicio para los spoileadores: desde un mes llevando cepo a obligarles a escuchar la discografía completa de Pitingo… nada sería demasiado cruel para ellos. Vuestras propuestas serán más que bien recibidas en los comentarios de este post.

Y sobre todo ¡No os relajéis! Hoy mismo está la red infectada de spoilers sobre el último giro inesperado en “Juego de tronos”… esto no acaba nunca. Yo, afortunadamente, he leído todos los libros y sé lo que pasa… pero no hay derecho a que la gente no pueda pasearse tranquilamente por twitter sin que algún cabrón le descubra que los dragones han descuartizado a Daenerys en un ataque de locura.

 

Hasta que nos leamos.

Una veta por explotar

Me asomo fugazmente para enlazar el último post que he escrito en el blog colaborativo “Innnovación Audiovisual”.

Espero que os resulte interesante y me disculpéis porque las publicaciones en esta página hayan disminuido un poco últimamente. Entre dividir los artículos entre dos sitios y cuestiones personales y de trabajo, el último mes no he podido estar tan encima del blog como quisiera… prometo cogerle el pulso en cuanto me sea posible.

 

Hasta que nos leamos!