El síndrome de la cigarra

Hoy me he levantado con una noticia que, con toda seguridad, se produjo ayer o quizá anteayer. El caso es que me ha espantado lo suficiente como para ponerme a escribir esta entrada; os la cuento: Por primera vez en su historia, Atresmedia va a cobrar a los espectadores por ver un contenido propio en su web. Podéis leer los detalles del asunto aquí. El producto en cuestión es el primer capítulo de “El tiempo entre costuras”, emitido anoche con gran éxito de audiencia.

Normalmente, todas las televisiones ponen a disposición del público sus series y programas en sus páginas corporativas, una vez han sido emitidas de forma tradicional. Esto les genera tráfico de visitas a la web, nuevos ingresos publicitarios y el innegable valor añadido de ofrecer a los seguidores la posibilidad de ver el contenido cuando y donde quieran. Decisiones del Siglo XXI para la televisión del Siglo XXI. Hasta aquí muy bien… pero lo que las cadenas quieren es que se vea la emisión de toda la vida, porque ahí es donde está la pasta. Para ellos el video on line no supone más que las migajas que caen en el mantel ¿Y que pasa con las migajas? que cuando uno acaba con hambre se las come, pero cuando está saciado las recoge con la manita y las tira.

El único salón en el que te cobrán por ver la tele...

El único salón en el que te cobran por ver la tele…

 

Esto mismo es lo que está haciendo Atresmedia; porque aunque parezca que la medida de instaurar este pay per view en redifusión (si lo piensas, el concepto es tan obsceno que tira por tierra cualquier beneficio que pueda tener el tradicional pago por visión) va destinada a generar más ingresos con el consumo web, en realidad se trata de todo lo contrario. El grupo mediático renuncia a los ingresos por publicidad en el video on line (quiero pensar que renuncia a ellos… meter publicidad en un capítulo por el que has pagado sería tan de sinvergüenzas  que habría hasta que aplaudirlo), que en este caso representarían a las citadas migajas,  a cambio no de dinero por el pago de cuota de visionado (que creo yo que no tendrá mucho éxito) sino del enorme dinero que puede suponer el incremento de la cuota de espectadores en las emisión tradicional.

Para entender esto bien, hay que explicar uno de los cambios importantes que las nuevas tecnologías han traído a las batallas por la audiencia de toda la vida: la contraprogramación ha quedado desvirtuada con la multipantalla, la second screen y la TV social. Es decir, si a un espectador le ponen la misma noche “Isabel”, “La voz” y “El tiempo entre costuras” ya no tiene que devanarse los sesos decidiendo cual de las tres ver; verá las tres, pero en distintos momentos y dispositivos… lo que antes era un dilema del tipo: “tengo que decidir qué producto me gusta más y renunciar a los otros” ahora se convierte en: “tengo que decidir que producto me aporta más en su emisión en directo y ver los otros bajo demanda en las webs“.

Entra en juego, por tanto, un factor subjetivo importante. Cada espectador primará unos criterios sobre otros… habrá quien elija “Isabel” porque al no tener publicidad, es una emisión que acaba antes y le permite dormir más horas; estará el que se decante por “La Voz” porque los realities y talents tienen mucho más recorrido en redes sociales y ello le aporta una experiencia más rica como usuario… y finalmente aparecerá el que elija “El tiempo entre costuras” porque los otros productos los puede ver gratis al día siguiente en la red y éste no.

- Buenos días espectador. Esto es un atraco -

– Buenos días espectador. Esto es un atraco –

 

Aquí es donde se produce la ruptura del pacto espectador-canal de TV. A mi entender, la cadena cambia las reglas del juego sin previo aviso y pasa de competir aportando valor al público a hacerlo restando parte de ese valor. Lo que supone esta decisión no es otra cosa que un chantaje en toda regla para el público. Una amenaza seria y sostenida para conseguir que el estreno de su serie sea un éxito. Ya no estamos en un discurso de: “te doy más para que me elijas“; esto es un: “elígeme o atente a las consecuencias” de los directivos de Atresmedia a los millones de espectadores que diariamente compran su producto. Tan desesperados están por arañar unos puntos de share al programa estrella del grupo rival y decantar a su favor la ajustadísima lucha por el liderazgo mensual de la audiencias, que se han olvidado de lo más importante de todo: una empresa tiene que aportar beneficios a sus consumidores, de lo contrario éstos se irán volando a la competencia.

Yo no vi el piloto de “El tiempo entre costuras” y sería de necios decir que su éxito se debe a este chantaje vil… estoy casi seguro de que se trata de una excelente serie. El caso es que ayer arrasó, que es lo que querían, pero para mi gusto han emprendido un camino muy peligroso que puede generar un “efecto rechazo” inmenso entre la población. Una población que está pasando por penurias económicas a diario y que encuentra en el consumo televisivo uno de los pocos refugios de ocio gratuito… no olvidemos eso. Una población a la que se le priva de la libertad de elección sobre qué ver atacándole donde más duele. Una población a la que se le acorrala impunemente y se le provoca hasta conseguir que se lancen a la piratería ilegal de contenidos culturales.

Eso si, luego estos directivos vendrán llorando y tirándose de los pelos porque la industria está muerta por culpa de la piratería y clamarán contra esas páginas webs que ofrecen contenidos ajenos gratuitamente. Pues bien, señores directivos, tan mal está dar gratis algo que no es tuyo y has robado como cobrar dos veces por algo que si lo es… así que entérense de algo: si algún día de estos sus consumidores se levantan del sofá y les mandan a la mierda, lo tendrán bien merecido.

Por cierto, todo este asunto originado con una serie que lleva 2 años en la nevera esperando su momento. Productora, equipo artístico y técnico sin saber qué será de ellos, dinero invertido sin cobrar, inseguridad profesional… y el espectador a pagar 0´72€ por una redifusión. Eso si, esta mañana estarán los teléfonos de los despachos echando humo para ir quedando y hablar de una segunda temporada… esta es la industria que tenemos.

 

Hasta que nos leamos.

Tirarse a la piscina o que te tiren a ella

Llevo tiempo rumiando este post, quizá demasiado… perdón por la ausencia de este último mes.

Splash

Empezaremos por lo más conocido: Famosos saltando a una piscina desde un trampolín. Éste y no otro es el tablero en que se libra la más reciente batalla por la hegemonía de la TV en España. Telecinco (Mediaset) y Antena 3 (AtresMedia) se meten en el charco de producir dos formatos casi idénticos y especialmente caros sólo para tratar de hundir a la competencia: ya no se trata de ganar share sino de que sólo sobreviva uno de los dos programas. Sobre esta guerra con cada vez menos sentido habla largo, tendido y con mucho sentido Carlos Torres Montañés en este post de Centinela TV.

El resultado del primer programa de cada uno de ellos muestra el respaldo del público a los formatos: “Splash” logró el 26´4% de cuota reuniendo a 4.476.000 espectadores para Antena 3 mientras que “Mira quien salta” anotaba un 23´5% y atrapaba a 3.376.000 de seguidores (Curiosa coincidencia en los picos, Kantar Media…).

Está claro que las cadenas están muy a gusto con grandes formatos de puro espectáculo y con programas de corte más o menos chacinero. En los dos últimos años hemos visto consagrarse a “La Voz”, “Tu cara me suena”, “Acorralados”, “El número 1”, “Hay una cosa que te quiero decir”, “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”, “Pesadilla en la cocina”, “Expedición imposible”, etc. Todos ellos son, además, espacios de referencia y éxito en las redes sociales que se posicionan como referentes en lo que llamamos TV social o nuevas formas de relacionarse con el espectador (Aunque esto va mucho más allá de que se hable de tu programa en Twitter y aun queda bastante por hacer).

Resumiendo: las cadenas generalistas tienen muy claro en qué se quieren gastar su dinero y qué productos les dan la rentabilidad que buscan (sea ésta puntos de Share, dinero por publicidad, reputación social o predominio empresarial).

El supuesto nuevo Rey Midas del audiovisual.

El supuesto nuevo Rey Midas del audiovisual.

Ahora vamos con la parte más complicada: Creativos y productoras de TV tirándose a la piscina. Es lo que la crisis está provocando en el sector audiovisual español desde hace unos años. Las formas de conseguir trabajo/negocios/programas han cambiado y ahora todos andamos como locos tratando de dar con nuevas claves para financiar proyectos (¿Quién queda ya sin haber intentado hacer un crowdfunding?), pariendo ideas innovadoras sobre formatos bajo formula de patrocinio o propuestas de contenidos vinculados a la marca.

En esta tesitura es precisamente el Branded Content el faro que parece arrojar algo de luz al camino de la producción audiovisual. En tratar de recorrerlo nos afanamos cada día más profesionales del gremio, y las carpetas de nuestros ordenadores rebosan de propuestas y proyectos que ofrecer a marcas y cadenas de TV. El problema básico que se está produciendo aquí es de sintonía. Está claro que, para las marcas, un producto o campaña que se explote en Internet está muy bien, que un desarrollo transmedia que implique diseñar aplicaciones para móviles y tabletas queda de lo más moderno, que dotar a las piezas audiovisuales de un fuerte componente de viralidad que les permita triunfar en redes sociales es un claro valor añadido… si vale. Pero la realidad nos dice que lo que las marcas quieres de verdad es estar presentes en televisión, porque allí es donde están los millones de espectadores a los que les gustaría convertir en fans. Por eso no terminan de renunciar al spot como principal herramienta comunicativa, y por eso no terminan de ver con buenos ojos al branded content.

Por eso decía que hay un problema de sintonía, de poca sintonía; existe una nula afinidad entre los creativos que pretendemos hacer branded content y las cadenas generalistas que posibilitarían la ventana idónea para que el proyecto viera la luz. Repasemos por un momento la lista de programas que he citado unos párrafos arriba, los éxitos de las últimas temporadas: a los creativos nos dan arcadas, brotes de repentina urticaria invaden nuestros cuerpos, un desasosiego vital bergmaniano se apodera de nuestras almas con el mero hecho de imaginarnos como los responsables de esos productos televisivos. Actualmente vamos ofreciendo por ahí formatos más bien pequeños (No sea que la marca se espante de invertir mucho dinero… como si producir y programar anuncios fuese barato) con un enfoque que suele oscilar entre lo divulgativo y lo cultural (Como si las marcas quisieran ser cool, distinguirse por arriba de su competencia y acceder a las elites de consumidores… en lugar de llegar a cuantos más, mejor) y, por norma general, nos los comemos con papas.

Hace poco se me reveló esta problemática de forma clara a raíz de un interesante debate surgido en un grupo de Linkedin. Jaime López-Amor, un productor con una incansable capacidad para generar información y sinergias en torno al mundillo del branded content, fue el responsable de que unos cuantos nos pusiéramos a intercambiar opiniones en torno a porqué las grandes cadenas suelen ser poco receptivas a proyectos de contenido de marca, y más cuando éstos vienen de manos de productoras de tamaño medio o pequeño. La cosa llegó a tal punto de intensidad que derivó en un desayuno de trabajo (al que lamentablemente no pude acudir) en la sede de Atresmedia, auspiciado por Sacha Buendía y que seguramente fue de lo más enriquecedor. Afortunadamente Javier Regueira (Recomiendo a todos seguir su blog, pues es una de las personas que más claro lo tiene en todo el negocio, a mi entender) se molestó en hacer un resumen que podéis consultar aquí.

Los creativos piensan en las marcas, pero... ¿Y en las cadenas?

Los creativos piensan en las marcas, pero… ¿Y en las cadenas?

Pues bien, en aquel debate la cadena en cuestión dejó muy claro que los proyectos de branded content que les interesan a ellos son los que comparten el ADN del canal, los que están en sintonía con sus valores, los que transmiten su identidad y ayudan a alcanzar sus objetivos empresariales. ¡Y es normal! Muchas veces nos creemos que las cadenas se sentirán locas de contentas por obtener un contenido si esté lo paga la marca, independientemente de qué tipo de contenido sea… eso es tan pueril como pensar que aceptarían emitir un concurso en el que los participantes que fallen pueden salir volando por los aires en pedacitos, sólo porque lo paga un fabricante de minas antipersona.

Como creativos, debemos entonar un mea culpa por desatender completamente los intereses de uno de los dos extremos del engranaje. A nadie se le ocurre desarrollar un branded content sin estudiar con detalle todos los valores y necesidades comunicativas de la marca comercial, pero ni nos planteamos hacer lo mismo con la cadena. A lo más que llegamos es a pensar en la ubicación según el target del proyecto; nos decimos: “Esto tiene un punto muy urbano, servirá para Cuatro” o “El programa es juvenil, lo llevaremos a Neox” o “Tiene humor, vamos a La Sexta” pero no nos hacemos la pregunta fundamental: “¿A cuanta gente le interesa esto y se sentaría a verlo por la tele?”.

No nos engañemos, el ADN de las cadenas es muy claro y lo fundamental para ellas no es ser un canal blanco, apostar por contenidos familiares o la línea editorial de los informativos; la esencia misma de toda cadena generalista es la de emitir programas capaces de congregar a cuatro o más millones de personas frente al televisor… y a ser posible cada noche. Eso, tan sencillo de entender y tan complicado de conseguir, es lo que ha movido desde siempre el negocio de la televisión y los proyectos de branded content no van a cambiarlo.

Así que quizá es hora de ponerse a parir formatos pensando a lo grande y en ser ambiciosos, porque todos saldrían ganado con ello. Un ejemplo: con la que está cayendo en la industria musical y la desesperación del sector por encontrar nuevas vías de negocio ¿Qué marca no iba a querer vincularse a un fenómeno como “La voz”?, ¿Quién se negaría a financiar un programa que te puede hacer ganar 6 millones de fans en tres meses? Estoy convencido de que las marcas entrarían a ese juego si se les propusiera, y la cadena estaría encantada de compartir los tremendos gastos de sus shows de mayor espectacularidad… pero me da la impresión de que hay muy pocas propuestas de este estilo encima de la mesa. Igual somos nosotros los que no les sabemos ver la oportunidad al uso de famosotes, a las situaciones de morbo y polémica, etc. y hacerlas funcionar a favor de marca. Porque si algo está claro es que funcionar, funcionan.

Los creativos siempre tenemos el anhelo del “fuck the average guy” de David Simon en la cabeza, pero me temo que para conseguir producir un proyecto de branded content en una cadena mayoritaria la cosa sigue siendo: “Idolize the average guy”. La diferencia entre un planteamiento u otro será la misma que entre tirarse a la piscina con gracia y elegancia o que te tiren y acabes empapado y magullado.

 

Hasta que nos leamos.

Fusión en caliente

Los telespectadores llevamos unos días viendo las nuevas promos de Antena 3 y la Sexta, unos breves anuncios en los que algunos presentadores de ambas cadenas bailan agarrados cual cotillón de Nochevieja…

Anoche mismo pudimos ver cómo se producía una emisión simultánea en las dos cadenas, con la originalidad de cada una de ellas ofrecía la escena desde un ángulo distinto y un texto invitaba al público a cambiar a la otra cadena para descubrir a la misteriosa pareja de baile. El anuncio íntegro se estrenará el viernes 21.

Esta original idea supone otro pasito adelante en la nueva TV social, que invita al espectador a participar de una u otra manera en el proceso de creación y/o emisión de los contenidos. La campaña ha sido ideada por la agencia de Risto Mejide, especializada últimamente en branded content.

Este alarde de unidad y buen rollo se debe a la reciente fusión entre las dos empresas y sus respectivos canales. Ya desde un primer momento el nuevo Grupo mediático mostró su predilección por la integración, coordinando conjuntamente la gestión de sus pausas publicitarias o anunciando indistintamente la programación de los horarios estelares (Como hace Wyoming cada noche al cerrar su programa).

Frente al modelo más transmediático que explota Telecinco-Cuatro, y del que ya hablé aquí hace un tiempo (El siguiente ejemplo que veremos será la participación de presentadores como Jesús Calleja y Frank de la jungla en el reality de aventuras  con famosos “Expedición Imposible”), Antena 3 y La Sexta se nos quieren presentar como una gran familia donde todo es armonía, paz y amor. Una fusión en caliente o cálida frente a la fusión en frío de Mediaset España, limitada a “atelencincar” al resto de cadenas. Este punto de partida de la fusión en caliente me ha llevado a elucubrar hasta donde se podría llegar en cuanto a cocreación si ambas cadenas se lo propusieran… estos son algunos ejemplos de los contenidos que podrían generarse de cara al futuro:

– Arguiñano es tu pesadilla.

Cada una de las cadenas cuenta con su chef estrella: Karlos Arguiñano y Alberto Chicote, respectivamente. ¿Por qué no juntarlos en un único y demoledor programa?. Yo propongo dos modelos distintos: en el primer formato, mientras Arguiñano hace sus tradicionales recetas divulgativas para enseñar a los televidentes, Chicote se pasa el programa puteándole vivo y echando por tierra todo lo que  el vasco cocina… humor tan negro como un coulant de chocolate y ánimos calentitos como una lasaña recién salida del horno.

El segundo programa copiaría el modelo de “Pesadilla en la cocina” pero protagonizado por Arguiñano. En esta ocasión no se trata de ayudar a los restaurantes a mejorar, no habría tono de coaching agresivo… más bien lo contrario: el bueno de Karlos se pasaría una jornada laboral entera contándole chistes malos a los trabajadores de un local mientras cocinan y atienden a los clientes… Si consiguen llegar al final del día sin meterle la minipimer por el recto al Chef, ganan un fin de semana en Canarias.

– “¿Quién se aloja ahí?”:

Planteamos la mezcla perfecta entre la serie “Gran Hotel” y el docushow “¿Quién vive ahí?”. El primero es un trhiller con misterios y asesinatos por resolver en el que los personajes se pasan el día espiándose los unos a los otros y el segundo es un programa de cámara en mano en el que conocemos las casas más peculiares de mano de sus inquilinos… ¿Resultado de la mezcla? Pues un formato en el que los reporteros entran al asalto en habitaciones de hotel de España a ver qué se encuentran: Relaciones extramatrimoniales, despilfarros a cargo de la empresa, robo de toallas… todas las miserias humanas al descubierto en un programa que tendría a sus espaldas más separaciones que Belén Esteban.

Vaya filón de programones que se está perdiendo esta gente...

Vaya filón de programones que se está perdiendo esta gente…

– Un millón al rojo vivo:

Este innovador programa contaría con lo mejor del concurso “Atrapa un millón” y del debate “Al rojo vivo”. Como en este país ya estamos más que acostumbrado a que los políticos nos roben, que menos que hacer algo de entretenimiento familiar con ello… En “Un millón al rojo vivo” los alcaldes, concejales, ministros y presidentes electos concursarán para llevarse calentito el dinero de nuestras pensiones, seguridad social, educación o justicia… Más o menos lo que viene pasando ya, pero con la novedad de que para hacerlo deben responder a preguntas serias en lugar de a las de los periodistas… Como apoyo, los indefensos políticos podrán tener a un asesor de confianza a su lado para que les ayude a distinguir entre sal y azúcar… Como la cosa va de conocimientos básicos de cultura general, es más que probable que muchos de estos concursantes se vayan a casa con las manos vacías…

– El zombieguero:

Se trata de un único programa especial pero estamos más que seguros de que será un enorme éxito de audiencia y crítica que marcará un antes y un después en la historia de la TV española. La idea es muy simple: Un grupo de zombies al más puro estilo “The Walking dead” descuartizan en directo a Pablo Motos… simple, efectivo, gracioso, entretenido… un espacio que lo tiene todo, incluso función social… Según el éxito se plantearán futuras ediciones con otros “queridos” rostros de la cadena y el nombre de Eva Hache suena con fuerza…

– El club de las pulseras rojas:

Un formato inspirado en el programa de monólogos “El club de la comedia” pero protagonizado por enfermos terminales que nos cuentan con humor y cachondeo como es su día a día en el hospital, luchando por su vida… un formato muy exportable que seguro que causa sensación en el próximo MipTV.

– Luna, el misterio de Salvados:

Aquí presentamos un espacio de reportajes incisivos sobre la actualidad conducido por Jordi Évole… hasta aquí poca novedad ¿Cierto? Puede parecerlo, pero lo que no saben los entrevistados es que el follonero con sus comprometidas preguntas no sólo va a “echarles a los lobos” en sentido figurado… al final del programa, soltaremos a una manada de estas bestias para que den caza y devoren a los sinvergüenzas responsables del despropósito del que se esté hablando ese día… Si, sabemos que el programa es un poco duro y puede recibir muchas denuncias, pero ya estamos en conversaciones con las protectoras de animales para que no se quejen de que les damos de comer porquería a los pobres lobos…

– Tus huesos me suenan:

¿Quién dijo que los miembros de un equipo de forenses como el de “Bones” tienen que ser serios y aburridos? En este nuevo show para toda la familia nos descubren su lado más simpático cantando y bailando cada semana en imitaciones de grandes figuras musicales. Clásicos como “La mataré”, “The End”, “Who wants to live forever?” o “Suicide blonde” harán las delicias del público…

– Wyoming presenta: Ahora caigo:

Una vuelta de tuerca al informativo de humor satírico conducido por el Gran Wyoming. Cada vez que el presentador o una de sus colaboradoras y colaboradores diga un chiste malo, se abre una trampilla y el responsable cae a un foso donde tenemos guardados a los lobos del programa del follonero… Una manera rápida y eficaz de mejorar los guiones del programa y las actuaciones de los cómicos… toda vez que el formato se convertirá en una estupenda plataforma para descubrir nuevos talentos del humor, pues cada semana, casi son toda seguridad, habrá que renovar la plantilla…

Hasta aquí mi tormenta de ideas sobre las posibilidades de la fusión entre Antena 3 y La Sexta. Espero que los directivos de las cadenas lean esto y tomen buena nota de lo que deben hacer: ¡No contratarme jamás!

Hasta que nos leamos.

¿Quien quiere casarse con mi hijo en Gandía Shore?

En la actual parrilla televisiva están coincidiendo dos de los realities más llamativos de los últimos tiempos. Uno fue la sorpresa de la temporada pasada dentro de este género y el otro es una franquicia consolidada y de éxito. Ambos comparten la filosofía de mostrar el lado más frívolo y superficial de las relaciones sentimentales de los jóvenes, pero también tienen una serie de diferencias de planteamiento que los hacen muy peculiares dentro de su estilo.

Hoy presentamos la reality-batalla definitiva: “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” Vs “Gandía Shore”…  veamos quien gana a quien analizándolos desde diferentes puntos de vista:

 

1. Formato

Ambos programas son adaptaciones de formatos extranjeros. “Who wants to marry my son?” es original de la productora Eyeworks, propietaria de la compañía española Cuatro Cabezas, que es la encargada de realizar la versión nacional. Por su parte “Jersey Shore” es una idea original del canal MTV que tras el enorme éxito ha decidido producir versiones locales en cada país, como la británica “Geordi shore” o nuestro “Gandía shore”.

En el caso de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” se mueve en los estándares del típico Dating Game y su principal novedad está en incluir a la madre del pretendido como parte activa en el juego. Por lo demás, el resto de elementos del programa se han visto en anteriores ocasiones.

Si hablamos de “Gandia Shore” nos tenemos que fijar más en el modelo Big Brother de convivencia entre desconocidos. El grueso del programa no presenta planteamientos novedosos salvo el hecho de que todos los participantes sean residentes de una misma zona (hecho que comentamos en el punto 3). Esto, que si supone una auténtica novedad en el panorama televisivo hace que nos decantemos a su favor como formato más novedoso.

Minipunto para “Gandía Shore”

 

2. Tono

En el caso de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?” estamos ante un claro ejemplo de cómo un programa decide reírse de los concursantes a las claras. El tratamiento de los sucesos y las situaciones a los que les exponen son de coña. A la hora de editar los vídeos no se duda en usar refuerzos de audio cómicos y hacer hincapié en los detalles más vergonzosos. Al tratarse de una segunda edición, los participantes de este año ya sabían perfectamente cómo se les iba a retratar y se prestan al juego encantados de la vida. Después de la que se montó en twitter en la edición anterior del programa, nadie que lo conozca es ajeno al cachondeo que mantiene la audiencia ante las visicitudes de los protagonistas del programa.

Dentro del bizarrismo que supone todo esto, hay que reconocerles un refrescante halo de sinceridad entre tanta mentira catódica.

Por lo poco que hemos podido ver de “Gandía Shore”, también pretende ensañarse con sus concursantes y sacar el máximo partido de sus vergüenzas (en forma de borracheras y peleas). El problema aquí es que no parece que los chavales tengan tan claras las normas del juego; ellos se creen la caña de España y los defectos que a todos los espectadores nos hacen partirnos de risa, para ellos son sus mejores y más llamativas virtudes. Nos encontramos ante el caso del “tonto motivadoque expone siempre Emilio Duró en sus conferencias, y éste es un espécimen muy peligroso. En este caso, con el agravante de tener la referencia de los chicos americanos, que se han convertido en auténticas superestrellas en su país.

Visto lo visto, me quedo con la capacidad de saber reírse de uno mismo que destila el programa de Cuatro. Minipunto para “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”

 

3. Casting

En este apartado se juega en distintas condiciones. “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” parte con la ventaja de tener un elenco mucho mayor: 5 chicos, sus 5 madres y 5 candidatos cada uno suponen 35 posibles personajazos que encandilen a la audiencia, mientras que “Gandía Shore” compite con sólo 8.

Sabiendo esto, podemos analizar que el primer programa prepara un casting a la manera tradicional y trata de configurar un elenco compensado geográficamente (2 andaluces, un gallego, un valenciano y un manchego; cada uno con pretendientas de lugares varios), socio-económicamente (un rico, uno de clase media-alta, un par de clase media y otro de clase humilde) o según tendencias sexuales y mentalidad (en las dos ediciones de incluyó un chico homosexual y suele haber madres solteras, gente virgen, profesionales del porno o católicos practicantes).

Sin embargo el reality de la MTV apuesta por algo nunca visto: que todos o casi todos sus participantes sean de una misma región (6 valencianos, un madrileño y una catalana). Este hecho supone, para mi, el gran acierto del programa ya que se crea una especie de subcultura muy particular y que funciona en todas las direcciones. A los de esa zona les hace gracia ver a los chungos de su tierra y a los de otras regiones les fascina comparar el chungo ajeno con el chungo local. Esta peligrosa decisión puede llevar a estigmas (“Todos los valencianos son iguales…”) y a agravios comparativos, pero es indudable que funciona como perfecto ejemplo de glocalización

Peculiaridades aparte, ambos realities basan su tremendo éxito en el acierto a la hora de elegir a personajes que no dejan indiferente a nadie, a sujetos que dan juego infinito y que consiguen que el público se enganche al programa para ver quien suelta la siguiente burrada y si será más gorda que la anterior.

En mi caso, por riesgo y novedad de planteamientos, concedo este minipunto para “Gandía Shore”

 

4. Igualdad de géneros

Estamos ante el apartado, quizá, más claro de todos ya que el tratamiento en uno y otro programa difiere radicalmente.

“¿Quién quiere casarse con mi hijo?” otorga el poder absoluto a los hombres. Esto es una obviedad provocada por dos factores: 1) la naturaleza de los programas de citas, en los que el pretendido tiene todo el poder y los pretendientes ninguno y 2) el hecho de que para aprovechar bien el vínculo madre-hijo en este formato todos los pretendidos son chicos. Más allá de que se incluya a un homosexual o no, el planteamiento es muy machista porque se buscan perfiles de hombres machistas, tipos promiscuos y con ganas de picar un poco de cada plato antes de elegir. Yo no digo que no sea licito para el concursante (De hecho me lo parece) pero les coloca en un nivel de superioridad antes las chicas que es muy difícil de manejar… y la mayoría lo maneja mal.

“Gandia Shore” parte de una base mucho más ecuánime: hay 4 chicos y 4 chicas, cada uno puede hacer lo que le de la gana y la forma en que traten a los demás es cosa suya, no hay objetivos sentimentales per se, pero hay convivencia y los peligros que ésta conlleva. Posiblemente en el desarrollo del programa veremos comportamientos tan o más machistas que los del otro reality, pero la diferencia es que estos nacen de la naturaleza del participante, no de la dirección del programa (A no ser que éstos hayan buscado perfiles especialmente machistas o feministas para provocar conflicto, cosa que a tenor de lo visto en el primer episodio no parece probable).

A mi entender aquí está clarísimo que el minipunto vuelve a irse para “Gandía Shore”

 

5. Audiencia

Categoría igualada ésta, y difícil de medir debido a que “Gandía Shore” tan sólo cuenta con una primera emisión. Hasta el momento se puede decir que ambos programas son éxito relativo en cuanto a números generales, éxitos rotundos en lo que a las expectativas de su cadena se refiere (multiplicando por 2 y por 3 la media del canal en esa franja) y en ciertos sectores de público (target joven y joven adulto eminentemente urbano), a lo que se suma su enorme repercusión en redes sociales (Principalmente Twitter).

Aunque los datos de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” son más abultados, “Gandía Shore” destaca más dentro de su cadena y ha sido el estreno más visto de su historia. Hasta el momento, y a la espera de ver cómo se desarrolla el reality de MTV… lo dejamos en empate.

 

6. Polémica

“¿Quién quiere casarse con mi hijo?” va cargado de morbo y de situaciones polémicas. Es del tipo de programas que permiten a los participantes guardar secretos para que más adelante estalle la bomba (La madre soltera que no lo confesó, el stripper que en realidad es actor porno, un transexual que oculta su condición, etc.). Además, se valen del carácter de los concursantes para juntarlos con aquellos con los que más roce negativo pueden tener (En el último capítulo, por ejemplo, se provocó que un pretendido se liase con la pretendienta de otro). Las prioridades de las madres suelen chocar con las de sus hijos y esa es una fuente inagotable de conflictos; por su lado las pretendientas no dudan en hablar mal unas de otras, ponerse zancadillas y desprestigiarse unas a otras tanto como puedan… la cosa va bien servida, vaya.

Por su lado “Gandía Shore” ha escogido un camino más directo y conflictivo: se limitan a dar ingentes cantidades de alcohol a un grupo de veinteañeros con ganas de sexo y juerga. Ello ha provocado, sólo en su estreno, que veamos peleas de borrachas a la puerta de una discoteca, a un participante orinar en la calle, ver cómo echan de una fiesta a la gente a grito pelado, llegar tarde al trabajo por la resaca, a una que se lía con el primero que pasa por despecho, etc. Si ha ello le añadimos las clásicas raciones de morbo por sexo, por el típico “a dos les gusta el mismo tío” o “no quiero nada contigo ¿Vale?” el combinado resultante es toda una bomba.

Pero sin duda el punto que marca la diferencia entre los dos programas son las polémicas extra televisivas, las que van más allá del programa en si. “Gandía Shore” ha provocado que el ayuntamiento de esta localidad intente que se elimine el nombre del título del programa. Hace sólo unos días, la TAC pedía un boicot publicitario al programa por los valores negativos que difunde, la policía ha multado a un concursante por conducta indecorosa… y es sólo el principio ¿Quién sabe hasta donde pueden llegar en este formato?

Teniendo en cuenta esto último, está claro que el minipunto es para “Gandía Shore”.

 

7. Influencia

Éste es un apartado difícil de medir. Nos basaremos en parámetros de influencia social, de cómo cala el programa entre la sociedad en general. “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” ha logrado generar una corriente en torno suya muy importante, tiene una comunidad de seguidores muy fiel y activa que se manifiesta principalmente vía Twitter. Todo comenzó con la creación del concepto “tróspido” para definir al programa y sus participantes por parte del tuitero El Hematocrítico. A raíz de esto, cada semana hay trendings topics durante la emisión del programa que llevan esta palabra, la propia cadena utilizó la palabra en las promos del programa y, de hecho, comienza a orise en la calle a gente que usa el término tróspido para referirse a otras cosas ya ajenas al reality.

Hasta el momento “Gandía Shore” no ha conseguido nada parecido. Si bien es cierto que las posibilidades son infinitas después de ver cómo los protagonistas del formato original son ahora estrellas en EEUU  (tienen línea de ropa propia o programas individuales en la TV, han llevado al extremo el personal branding y la gente en la calle copia sus peinados, forma de vestir y usan muchas expresiones propias de ellos). Lo cierto es que todo esto queda aun a años luz de lo que puede ofrecer la versión española.

Por tanto, un claro minipunto para “¿Quién quiere casarse con mi hijo?”.

Y creo que ya está bien de enrolarse. Llegó la hora de hacer recuento y comprobar que “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” ha sacado 2 minipuntos y medio, mientras que “Gandía Shore” obtiene 4 minipuntos y medio. Cosas de la vida, escribo una entrada valorando dos programas y vence claramente el que menos me gusta a mi… En fin, felicitaciones a MTV y a los productores del programa. Yo me quedo con el bonito detalle de que “Gandía Shore” es el primer reality de la historia de España en el que no sale ningún andaluz haciendo el ridículo… ¡Gracias!

 

Hasta que nos leamos.

Amar los nuevos tiempos revueltos

 

En este 2012 que, televisivamente hablando, parece pasar volando estoy aprendiendo muchísimo respecto a los nuevos consumos de ocio, la manera de producir contenidos de entretenimiento y el camino que está tomando el negocio audiovisual. Parece ya que fue hace una eternidad (Y no han pasado ni cuatro meses) cuando tuve mi primer acercamiento a conceptos como Transmedia, Televisión Social, Gamificación, Segundas pantallas, audiencia activa, engagement, experiencia participativa y tantos otros que comienzan a ser el ABC de todos los que nos dedicamos a esto de entretener a millones de espectadores a través de contenidos audiovisuales.

En las últimas semanas he tenido la posibilidad de vivir en mis propias carnes hasta que punto está implantada esta nueva realidad y cuan rápido se incorpora a nuestro sistema de vida. Os pongo en antecedentes: Mis suegros son de Barcelona y cada septiembre suelen venir a Málaga a pasar unos días con mi mujer y conmigo. Como los dos somos freelances y trabajamos desde casa, hemos estado comiendo los cuatro juntos diariamente y pasando un tranquilo rato de sobremesa antes de que a nosotros nos tocase volver al currelo. A esa hora en mi casa no se perdona “Amar en tiempos revueltos”, la veterana ficción diaria de TVE es de las series preferidas de mi mujer y su madre comparte con ella esa afición, con lo que se suele ver el capítulo cada tarde.

Ahora viene lo bueno, que es la evolución de mi suegra en la forma de consumir su serie favorita: al principio se producía un visionado tradicional, y por tanto pasivo, en el que se sentaba a ver el episodio y su única  actividad extra posible era comentarlo con la persona sentada a su lado en el salón. A los tres o cuatro días de estar en casa le enseñamos lo que se puede hacer con un I Pad y ya comenzó a ver la serie mientras repasaba fotos familiares y con ellas, recuerdos y anécdotas del pasado. No llevaba una semana con nosotros y ya estaba jugando desde la tableta mientras la emisión, actividad que se prolongaba durante otros muchos ratos muertos y que demuestra el poder de adicción de estos productos en todo tipo de públicos. Para cuando se han vuelto a Barcelona, el I Pad era ya una extensión natural de su brazo…

Hasta la mísmisima reina de Inglaterra se rinde a los encantos de la tecnología 😉

 

Y lo mejor de todo es que este nuevo mundo desconocido para ella no le restaba un ápice de intensidad a la experiencia tradicional de ver el capítulo de la serie. Es más, uno de los días flipé con su buen ojo clínico al olerse y avisarme de un tremendo punto de giro que se iba a producir minutos después… más bien al contrario, la segunda pantalla enriquecía su experiencia aportando novedad, intensidad y frescura a su tiempo de ocio.

El siguiente paso, que ya no nos dio tiempo a dar, sería que mi suegra descubriera que su consumo con la tableta puede estar relacionado con su consumo de televisión. Muchos creerán que en esta seríe, por el tipo de público al que va dirigido, no se cuidan los productos derivados más allá del formato tradicional  (La línea clásica de novelas, libros de receta, etc.). Sin embargo, darse un paseo por la web de RTVE es darse cuenta de la cantidad de herramientas y productos derivados que hay a disposición de los aficionados a la serie para ser consumidos a través de ordenadores, tablets y smartphones.

Mi suegra es una mujer muy preparada y con una gran trayectoria profesional en su haber, pero ya está jubilada y de tecnología e informática sabe lo justo para defenderse en el mundo de hoy. Si alguien de este perfil es capaz de darle la vuelta a su forma de ver TV en diez días es que esto de la nueva televisión es una realidad absoluta. No es que sea “la tele del futuro”, no es que “se acerque el invierno” (como diría cualquier Stark que se precie de serlo) es que el puñetero invierno ya está aquí y está cayendo una nevada de cojones.

Son nuevos tiempos, si. Debido a la crisis económica son muy revueltos, si. Pero desde luego suponen una experiencia mucho más rica para los espectadores, un tablero de juego mucho más grande y atractivo para los creadores y una oportunidad inigualable para que las nuevas ideas y los buenos productos de abran camino… y por todo ello, hay que amarlos.

 

Hasta que nos leamos.

Crowdfunding de toda la vida

¡Que nos gusta un palabro nuevo! Es escuchar un término en inglés al gafapasta de turno y hacérsenos la boca agua a todos… la primera vez que lo oyes, pones cara de interesante mientras piensas para tus adentros: “¿De qué carajo me estará hablando éste?” y en cuanto nadie te mira, sacas el móvil y consultas en la wikipedia lo que significa. Eso si, ya se queda uno con la pistola cargada para soltarle el palabro al primer infeliz que se te cruce, haciéndote el sabiondo y forzando la situación hasta que el pobre desgraciado no tenga más remedio que confesar que no entiende lo que le estás diciendo…

Uno de esos palabros que más fuerza ha cogido en los últimos dos años es “Crowdfunding”, término inglés formado por los términos crowd (cuervo) y funding (fundiendo). O sea: fundiendo cuervos.

Estoooo… como iba diciendo, el término se compone de las palabras crowd (Multitud, grupo) y funding (financiación)… Lo siento, cosas del traductor simultaneo, que ha sido inmediatamente despedido.

O sea que el crowdfunding es la financiación en masa o colectiva. En cine, que es donde más se está explotando la técnica, esto significa que en lugar de buscarte un par de entes públicos o de inversores privados que asuman los costos de producción, divides éstos en una gran cantidad de pequeñas participaciones que ponen a disposición de todo aquel que quiera formar parte del proyecto. En resumidas cuentas, que miles de personas paguen unos pocos euros en lugar de que unos pocos paguen cientos de miles de euros.

No entraré ahora en los entresijos del crowdfunding, ni en porqué está tan de moda ni en cómo debe hacerse correctamente para obtener resultados positivos (en parte porque eso da para otro post y en parte porque no soy ningún experto en la materia. Si os interesa mucho el tema os aconsejo seguir a los chicos de el cosmonauta, proyecto español de referencia mundial en estos menesteres). Yo de lo que voy a hablaros hoy es de que esto que parece tan moderno, tan molón y tan original o novedoso, pues lleva haciéndose toda la vida.

Ejemplo 1: El músico semi profesional.

Paciencia, constancia y fe en uno mismo. Cualidades del músico principiante.

Este es un caso sintomático y de enciclopedia: hay un nivel de músico que se encuentra entre el profesional contrastado que vive de su arte y el perroflauta que va pidiendo por la calle para sacarse unos cuartos y pagar las litronas. Me refiero a todos aquellos que están “por descubrir” y tocando en bares, en el metro o en una plaza. Músicos humildes que apenas ganan dinero con su actuación y que suelen tener una maleta vieja con maquetas de dudosa calidad a un precio muy asequible, gente que a poco que recaude lo suficiente irá corriendo a grabar otra maqueta mejor o a comprar cuerdas para la guitarra…

Este tipo de artistas llevan décadas haciendo crowfunding sin saberlo, sin planearlo con antelación, de la forma más natural posible… Ellos ofrecen a colectivo numeroso (los clientes del bar, los usuarios del metro…) una propuesta artística (su música) y una propuesta comercial (financiar su música para seguir disfrutando de ella) proporcionando a cambio una pequeña recompensa (la maqueta en cuestión). Lo que viene siendo un crowdfunding de libro.

Ejemplo 2: La tómbola.

Ni la de Marisol ni la de Canal Nou ¡La tómbola del Lapicerdo!

Me viene a la cabeza mis años de estudiante en un colegio de los Jesuitas y como cada año se celebraba la fiesta del patrón: San Estanislao de Kostka, un noble polaco al que hicieron santo porque le mataron a golpes unos asaltadores de caminos cuando iba hacia Roma para hacerse cura (Se ve que ese año las candidaturas a santo estaban flojitas y no había mucho dónde rascar…).

En fin, que lo mejor de ese día de fiesta era la gigantesca tómbola benéfica que se montaba y en la que uno podía ganar una gran variedad de premios fantabulosos (en realidad eran una mierda, pero había una bicicleta y los chavales nos cegábamos con ella). Todos hemos estado en tómbolas y gastado dinero allí; si te paras a pensarlo, el planteamiento también es muy de crowdfunding: existe el componente de la pequeña participación (el ticket), el de la colectividad numerosa (el público asistente y especialmente los niños, un target muy fiel y muy consumidor) y el de la recompensa (el premio). Si bien existe una clara propuesta comercial, lo que falta aquí es el componente artístico (por mucho arte que tengan los feriantes del micro con sus frases hechas y su forma de venderte “el perrito piloto”).

Ejemplo 3: El fiestón.

Una fiesta como Dios manda: con su gordo del sombrero mejicano y la policía cortando el rollo.

Eres joven, se acerca tu cumpleaños, tienes ganas de liarla, tus padres no están en casa… pero no tienes un euro ¿Qué haces para salirte con la tuya? Crowdfunding. Se le cuenta a todos los amigos y conocidos el plan y se les vende como la mejor fiesta jamás organizada (éste sería el proyecto. En lugar de arte se ofrece una experiencia sensorial inolvidable y, lo que es más importante, la oportunidad de pillar cacho…). Pero para ser del selecto grupo elegido hay que colaborar en la financiación; a dónde uno sólo no llega, entre todos si es posible. Tenemos otra vez la pequeña participación (los chavales no suelen pasar de los 5 o 6 euros por barba), el colectivo (amigos y conocidos) y la recompensa (el ciego, ligar, etc.).

Este ejemplo adolescente y hormonado se puede trasladar a edades más adultas con un concepto tan clásico como es el “pagar a escote”. Si unas parejas estan cenando en un buen restaurante y a uno le apetece darse el capricho de beber un vino de calidad pero excesivamente caro, no pasa nada: se lanza la propuesta comercial y entre varios se consigue la financiación… en este caso la recompensa es meramente placentera (beberse el vino) y el colectivo más reducido, pero los planteamiento siguen siendo los mismo.

Como estos tres ejemplos hay muchos más, seguro que a vosotros mismos ahora se os ocurren varios distintos. El caso es que al final todo está inventado y que, como nos explican siempre a los guionistas “Las historias ya han sido contadas, la originalidad reside en el enfoque y  punto de vista con que la narres”.

Evidentemente, estos ejemplos no cumplen todos los parámetros de la financiación colectiva, pero si que son unos buenos antecedentes de ésta; una muestra de que para crear algo nuevo hay que analizar lo que existe previamente, tomar las cualidades o características más interesantes para tu negocio y mezclarlas con alguna nueva idea que le otorgue originalidad. En el caso del crowdfunding este hecho novedoso reside en saber hacer partícipe al pequeño financiero de las decisiones creativas y de negocio que surjen en el proyecto. El poder que no le otorga una gran compañía a sus accionistas minoritarios si se lo da el productor de la película a aquellos individuos que le ayudan a costearla. Las formas, como siempre, son muy variadas (Desde capacidad de opinión en diseños al aporte de ideas en cualquier fase de la producción).

Ésta y no otra es la gran novedad del crowdfunding y lo que la enmarca en la línea de movimientos de lo que se conoce como el nuevo audiovisual (Social TV, interactividad con el público, transmedia, gamificación, etc.)

Por mi parte, poco puedo añadir sobre el tema; tan sólo queda aplaudir la originalidad y el oportunismo de aquella mente privilegiada que inventó el “fundiendocuervos”.

Hasta que nos leamos.

La Rosa Púrpura de Fuencarral

Los acontecimientos que voy a relatar a continuación pueden pareceros fantásticos y delirantes pero, por mucho horror que nos provoquen estos hechos, hemos de asumir que son completamente ciertos. ¿Qué de que va el asunto? ¿Qué porqué tanto misterio? Sólo voy a deciros que el otro día tuve una revelación…

Estaba entregado a la lectura de un interesante post de Teresa Diez Recio sobre los Biopics para televisión, en el que comentaba el uso que se hace en España de este tipo de películas, la predilección por el personaje del mundo del corazón/rosa como protagonista de las mismas y como en Telecinco conseguían hacer un tratamiento transversal del producto a lo largo de toda su parrilla… Y entonces llegó la visión clarividente: las imágenes comenzaron a formarse en mi cabeza con la misma nitidez con la que veía la pantalla del ordenador que tenía delante de las narices ¡Por fin lo comprendí todo!

Telecinco, esa cadena de televisión peor vista que Michael Moore deambulando por mitad de un congreso del Tea Party, ese tiburón mediático sumergido en el mar de la telebasura, esa caspa eternamente pegada a la hombrera de tu chaqueta ¡Resulta que es un ejemplo de nuevas narrativas audiovisuales! Efectivamente, al final resulta que Telecinco es puro transmedia.

Uno de los muchos ejemplos de conectividad entre programas.

Si uno se para a pensarlo, la cadena de Fuencarral ha creado con el paso de los años una amalgama de formatos, programas, personajes, estilo y filosofía de empresa: un universo narrativo tan grande que excede las posibilidades de un canal de TV. Este universo se ha ido expandiendo de forma más o menos natural, abriéndose camino desde un germen poderoso (posiblemente la emisión del primer GH en el año 2000) y que fue implantándose de programa en programa, pasando de reality shows (GH, OT, Supervivientes, etc.) a magacines (Día a Día, El programa de AR), lates shows (Crónicas Marcianas), programas de reportajes (Aquí hay tomate, El Buscador), tertulias (Moros y Cristianos, La noria, Sálvame), dating games (Mujeres, Hombres y viceversa) y demás formatos televisivos.

Esto que ya de por sí es todo un logro, no resulta sino el primer nivel del universo transmedia. Se había creado un gran mundo interconectado, ahora tocaba poblarlo con personajes. Y ahí es cuando comienzan a surgir todo tipo de tertulianos, ex concursantes de reality, famosos venidos a menos, familiares de famosos venidos a menos y un ejercito de “ex–algo de alguien” que lo mismo se convierten en opinadores, que traen exclusivas periodísticas, que co-presentan un programa, etc.

Con el tablero y las fichas dispuestas, comienza la invasión: la narración “telecinquera” salta de la pantalla de la televisión a otras plataformas y medios. Sus personajes ya no sólo pueblan las páginas de las revistas de cotilleo sino que ahora editan las suyas propias, los “rajadores profesionales” escriben blogs donde seguir inventando exclusivas que alimenten la historia (incluso, por terrible que parezca, algún que otro libro), ex concursantes y famosos de medio pelo pasan a formar parte del plantel de programas de radio, todos ellos saturan las redes sociales con su presencia y las utilizan para seguir manteniendo la narración una vez el programa deja de emitirse (en casos como Sálvame, incluso durante la publi… ¡Bravo!), se produce incluso un hecho inaudito hasta la fecha en nuestro país como es que programas de la competencia dediquen un tiempo extraordinario a hablar del “universo telecinco” (Con Sé lo que hicisteis a la cabeza).

Manual sobre cómo entrar a formar parte de “la familia”.

Una vez que la narración ha saltado a todo tipo de medios de comunicación, la maquinaria no puede detenerse. Llega entonces el momento del paso al mundo real para continuar con la trama: Con la excusa del periodismo rosa, la trama se va mezclando cada vez más con la vida privada de los participantes, llegando a confundirse en una mezcolanza en la que no sabemos si todo lo que nos cuentan es real o no. Es en este punto cuando se implica al espectador; a diario aparecen personajes por las discotecas y clubs de toda España, dejándose ver con fulanito, peleándose con menganita… y siempre procurando que haya una cámara o un “exclusivero” delante para contarlo todo al día siguiente en el programa. Como si de un ARG cualquiera se tratase, los personajes aparecen en la vida real y se mezclan con nosotros, pobres mortales, para dejarnos participar de su juego mediático.

Y es que esa es la guinda del pastel; como no podía ser de otra forma hablando de transmedia, la interacción con el público y la oportunidad de éste de convertirse en parte activa de la narración terminan siendo claves en el éxito del relato. Lo que comenzó con votaciones para salvar a un concursante, con llamadas en directo a las tertulias, con freír a tweets a tu admirado famoso de turno o con llevarle un pastel de manzana al presentador y que se lo coma en tu cara mientras da paso a un vídeo…  ha terminado derivando en algo mucho más grande y poderoso a la hora de ganarse el afecto y la fidelidad de tu público: La promesa de que sean cuales sean tus capacidades, puedes llegar a formar parte del “universo telecinco”.

Cualquiera lo suficientemente decidido a mentir como un bellaco sobre un famoso, a operarse las tetas hasta límites insospechados, a humillar a tu familia y amigos en público, a renunciar a su orgullo y dignidad e interpretar un papel exagerado en el programa de turno, a liarse con quien haga falta para captar la atención de una cámara, etc. tiene posibilidades reales de pasar a ser un personaje más del storytelling de Telecinco… ¡Imaginaos lo que significa eso para sus seguidores! ¿Quién no ha soñado con salvar a la humanidad de las máquinas junto a Neo en Matrix, con ayudar a Frodo a destruir el anillo en TLOTR o con  pasar las tardes en el Asturiano con los personajes de Amar los tiempos revueltos? (Por poner ejemplos de amplio espectro). Pues los aficionados al universo Telecinco tienen la posibilidad de conseguirlo, como si de la Rosa Púrpura de Fuencarral se tratase…

Mujeres, hombre y viceversa. La cantera de famosos de la cadena.

Es por eso que el público ve masivamente esta cadena, porque se ha convertido en la muestra viviente de que otra vida es posible. Juegan entonces sueños y anhelos mucho más poderosos que la simple filia o fobia que se suele desarrollar ante un mero programa de TV. Aquí hablamos de ascender al Olimpo y convertirse en uno de los dioses. Y al que le parezca que exagero, tan sólo quiero recordarles que una veinteañera del barrio madrileño de San Blas se ligó hace unos años a un torero y mirad dónde está ahora…

Hace un par de años me comentaba un miembro del departamento de ficción de T5 (Dirigido por aquel entonces por David Martínez) que no comprendían el fracaso de la mayoría de las series de la cadena. Salvo casos puntuales (Aída, Tierra de Lobos y La que se avecina) todo lo estrenado por la cadena desde entonces hasta ahora ha sido o un rotundo fracaso (Vida loca, Cheers, Parejología 3×2, Piratas, Homicidios) o un aprobado raspado pasándole un poco la mano (La fuga, Ángel o Demonio, Punta Escarlata). Ellos se extrañan… yo no.

El público de Telecinco no está interesado en las historias que cuentan las series de la cadena, está interesadísimo en la historia que cuenta la propia cadena a través de sus programas de “no ficción”. Vasile y cía. (Que gran nombre para una serie sobre los entresijos de este mundillo, oigan) han conseguido algo mucho más difícil que fabricar el nuevo Águila Roja, han logrado seriar las propias vidas de las caras reconocibles de la cadena (con sus buenos y sus malos, con sus protagonistas y sus secundarios, sus fichajes de nueva temporada y sus abandonos…) y además lo han hecho en un perfecto ejemplo de transmedia storytelling que abarca multiplataforma, segundas pantallas, TV social, gamificación y cualquier otro concepto “de vanguardia” que se nos ocurra. Una narración que ha creado a “la princesa del pueblo” de la nada, que colapsa twitter con fenómenos como el #GraciasSara, que no duda en venderte la enfermedad de su presentadora Terelu Campos o en hacer volver a Ana Rosa de vacaciones para hincarle el diente al caso Bretón y ganar la batalla de la audiencia a, la por unos días no tan blanca, Antena 3. Efectivamente señores, en Telecinco nos están contando la mayor historia de terror de la televisión española, que ríete tú de Chicho Ibáñez Serrador…

Esta evolución si que da miedo.

Si, como en la película de Woody Allen, algún día estoy viendo la tele tranquilamente en casa y un personaje del universo Telecinco sale de la pantalla para invitarme a entrar en su mundo… si eso llegase a pasarme, sólo le pido a la vida que, por lo que más quiera, me toque Pilar Rubio.

Hasta que nos leamos.